Ha muerto el Divino Anticristo.

Samstag, 14. Oktober 2017. Uno de los personajes callejeros más conocidos de Santiago era, sin duda, el “Divino Anticristo”. Un hombre que recorría sus calles con un atestado carrito de supermercado lleno de cachureos, botellas de agua e historias. Su aspecto inconfundible no le permitía pasar inadvertido entre la multitud. La muerte se lo llevó en una fría madrugada de octubre, dejando tras de si una larga lista de preguntas sin respuesta.

La postal, desde hace más de veinte años, era característica: un hombre vestido primero con faldas hasta la rodilla, después con pantalones oscuros, pero siempre con un pañuelo amarrado sobre su cabeza y detrás de un carro de supermercado cargado de artículos tecnológicos obsoletos o juguetes de niños. José Pizarro Caravantes, más conocido como el “Divino Anticristo”, era parte del paisaje del barrio Lastarria y sus alrededores. La madrugada del sábado 14 de octubre, pasadas las 04:00 AM, el cuerpo sin vida de Pizarro fue encontrado en calle Marcoleta, cerca de la esquina con Portugal. De manera preliminar, Carabineros descartó la participación de terceros, aunque la causa de su muerte será investigada en el Servicio Médico Legal.

A pesar de ser un personaje habitual del centro de Santiago, poco se sabía con certeza de José Pizarro Caravantes. Se dijo que había sido abogado, también que fue médico, que había encontrado la cura al cáncer, que se había casado y tenía un hijo, que era un filósofo alemán, una monja reencarnada. Los dos últimos fueron cartas de presentación esgrimidas por él mismo.

Un ciudadano llamado José Pizarro El “Divino Anticristo” nació en mayo de 1953 y era el mayor de cuatro hermanos. Estudió en el Liceo José Victorino Lastarria y, tras dar la Prueba de Aptitud Académica, se trasladó a Valparaíso para estudiar Literatura en la Universidad Católica. Después dejó la carrera y se cambió a estudiar Computación en la Universidad de Chile. Se casó en 1973 y de ese matrimonio nació un hijo, el único que tuvo, a pesar de que él afirmaba tener dos viviendo en Alemania. Así es como presentó la historia su hermano, Ricardo Pizarro, en el año 2006.

José Pizarro también fue bombero voluntario. Durante su estadía en la ciudad de Valparaíso entregó sus servicios  en la Cuarta compañía porteña. Tras su traslado a Santiago, ingresó en su compañía de canje, la Tercera del CBS. Ahí su imagen quedó plasmado en el histórico libro rojo. Tras su retiro desde la Heroica poco y nada se supo de su vida. Supuestamente, tras un incendio que dejó en la calle a sus padres y hermanos, él habría decidido dejar todo lo material para vivir una “vida libre” en las calles capitalinas.

Sus escritos autodidactas eran muy apetecidos en un mundo filosófico-subterráneo-de genios, mezcla de eruditos de las letras, soñadores ilusionistas, y jóvenes estudiantes. hablaba en ellos de política, de nazismo, de la vida diaria, de la complejidad del ser. De hecho, en la revista The Clinic tuvo la oportunidad de escribir muchas columnas de opinión, legando a través de ellas sus impresiones sobre los cambios sociales, las inequidades y tristezas de una sociedad exigente, despreciativa y, según él, antivalórica.

José Pizarro Caravantes, caminante eterno de Santiago, referente de la calle, fue todo un personaje. Apetecido y valorado por muchos, pero menospreciado e ignorado por muchos más. Nunca bajo los brazos ni se dejó encerrar. Amó la vida en las veredas y avenidas que recorrió, encontrando en ellas la justificación única para vivir feliz: la libertad.

Fotos: redes sociales.

Texto: Álex Valdés A., feuerwehrmann 15.DFK

 

15. Deutsche Feuerwehrkompanie – Stadt Santiago
15 Compañía de Bomberos – Cuerpo de Bomberos de Santiago
Av. Apoquindo 8115, Código Postal 757 0018 – Las Condes – Santiago – Chile
Teléfono: 56-2-2011092